“Formación Inmobiliaria
de Todos los Colores,
Gustos y Sabores”.

| Invertir en Formación Será el Punto de Partida para un Éxito Seguro.

¿Buscas Formación Inmobiliaria de Calidad? En internet encontrarás cursos para agentes inmobiliarios de todos los colores, gustos y sabores. Y precios. Dependerá de tu experiencia, de tus expectativas, de tu educación y de tu personalidad, el que elijas la formación que crees más adecuada para ti y tu situación. Hay quienes se fijan en el precio del curso; otros en el tiempo para completarlo; otros en si dan certificado o título; otros en si es muy complicado… y otros buscan un curso o formación inmobiliaria que les haga ganar dinero.

La formación inmobiliaria de calidad no es fácil de reconocer si eres nuevo en este sector o quieres entrar en él. Me siento honrado cuando algunas personas queriendo entrar en este sector me piden mi opinión sobre qué clase de formación inmobiliaria es la mejor para ellos. Obviamente les presento mis cursos, pero siempre les digo que los comparen con otros online y ellos decidan. Les contesto que la formación inmobiliaria de calidad en el área de la venta y el marketing hay que buscarla de profesionales que hayan vendido inmuebles en el pasado; que presenten soluciones a los problemas y no se limiten a decir qué hacer; sino también cómo hacerlo paso por paso.

 Reconozco que a veces me desespero con las expectativas irreales de algunas personas que me contactan y con algunos de mis alumnos en mis seminarios de formación inmobiliaria. Algunos sólo quieren aprender trucos y soluciones rápidas a problemas puntuales. Por ejemplo:

“Carlos ¿cómo puedo vender este piso de 2 dormitorios que  tiene tal y tal cosa a este precio si lo pongo en internet y…” Claro y yo me veo avocado, casi comprometido, a decirle lo que tiene que hacer para venderlo rápido. El problema está en que sigue mis indicaciones, lo vende rápido y no tiene ni idea de por qué lo ha vendido en un para de semanas. Y vuelta a empezar.  Ahora con un apartamento de 1 dormitorio junto al mar.  “Carlos, ¿cómo puedo…”

¡Por Dios Santísimo! Aprende el negocio y no los trucos del negocio. Aprende primero “por qué” y luego “cómo”.

| Formación Inmobiliaria de Todos los Colores.

Hoy, los agentes en busca de formación inmobiliaria vienen de todos los tamaños y peso. Los hay que quieren aprender matemáticas integrales sin saber multiplicar o dividir.  Estos son los más que abundan. Quieren dominar el tema del vídeo marketing sin saber bajo qué condiciones el vídeo marketing inmobiliario funciona y cuando no.  Quieren aprender a captar clientes en Twitter para luego perderlos en el primer contacto telefónico. Quieren crear campañas en Facebook sin conocer cómo se vende un producto de $200.000 dólares a través de una red social. Utilizan Facebook como un tablón de anuncios esperando solicitudes al día siguiente. No te lo dirán, pero eso es lo que esperan secretamente.

La formación inmobiliaria de calidad debe seguir un protocolo. Se debe aprender primero a observar cómo se comportan los potenciales clientes ante un anuncio en un portal inmobiliario, en un buscador, en las redes sociales o cuando recibe un email. Luego hay que dominar, o al menos familiarizarse bien, como los medios online. Hoy se debe aprender copywriting inmobiliario, email marketing inmobiliario, paginas de captura inmobiliarias, marketing de contenidos…. Hay que aprender lo que es prioritario y fundamental primero, para luego aprender como hacer publicidad online.

Es muy usual escuchar: ”Yo ya sé vender, lo que me gustaría mejorar es cómo captar clientes”  Y luego le das 3 clientes cualificados y tardan 3 meses en cerrar una venta, si es que llegan a cerrarla.

| Formación Inmobiliaria para los Titulados.

Luego tenemos los agentes que creen a pies juntillas que la formación inmobiliaria de calidad es aquella que dura meses, donde te dan un título o certificado y aprendes un montón sobre administración, legislación, financiamiento, el sexo de los ángeles y un poco de marketing inmobiliario desfasado para completar el curso y justificar el precio. Esta clase de agentes inmobiliarios vienen influenciados por la percepción social, (desfasada), de que una titulación dice que eres alguien y no eres tonto. Creen que para conseguir un trabajo o la apreciación de su jefe necesitan demostrar que han aprendido algo.

No les culpo, porque muchas agencias inmobiliarias piensan que la “titulitis” es un factor clave para poder vender inmuebles. Aquí si sabes 2 idiomas, eres ingeniero industrial y tienes un certificado inmobiliario, estas en condiciones de entrar a trabajar con nosotros.

| Formación Inmobiliaria para los de la Galaxia Exterior.

Seguidamente tenemos a los listos que en realidad no sé por qué necesitan formación inmobiliaria. Estos individuos e individuas tienen una capacidad intelectual superior a la normal y entienden todo muy  pronto. Han puesto en práctica todas las estrategias de captación y  ventas habidas y por haber, (de forma equivocada claro), para luego jurar ante un juez que “eso no funciona”. De estos he conocido varios.

Cómo me he encontrado y me encuentro con algunos de ellos en mis cursos de formación inmobiliaria presencial, (cada vez son más frecuentes con esto de conocer bien cómo funciona internet), opto por escucharles con atención y preguntar cual es, “bajo su punto de vista”, la solución al problema que estamos tratando. Su respuesta, obviamente, no convence a nadie; ya que el resto de la clase se ha  dado cuenta que estos individuos viven en una galaxia superior.

Ahora bien, no creas que estos individuos no venden; venden y a veces venden bastante, pero generando a su paso malas vibraciones y no estan mucho tiempo en una agencia. Se aprovechan de todo el mundo, lo que les importa es “cerrar” y prometen la luna para hacerlo. Se aprovechan de las debilidades de sus clientes, son insistentes y entre tantos clientes, algunos compran.

| Formación Inmobiliaria para Agentes Curtidos.

Luego tenemos los agentes inmobiliarios curtidos en la calle que vienen quemados de tanta mala formación inmobiliaria recibida y asisten a estos cursos, porque la empresa lo paga. A estos hay que hablarles en su idioma y demostrarles, “demostrarles”, que tú antes de sacerdote, fuiste seminarista. Por tanto, tienes algo que decir que es nuevo para ellos y es cuando te escuchan y aprenden un par de cosas.

Es más, son los más agradecidos porque les has cambiado ciertos conceptos que tenían escritos en piedra y les has transmitido motivación y una nueva expectativa. Esta clase de agentes inmobiliarios son los que más rentabildiad sacan de la formación inmobiliaria de calidad, porque saben que es de “calidad”. Nada de teorías académicas. Se dan cuenta de las estrategias que funcionan si se aplican como debe ser.

| Formación Inmobiliaria para el Grupo del “Botón Rojo”.

Seguidamente tenemos al grupo del “botón rojo” Esos que sólo están interesados en saber qué botón hay que presionar y cómo, cuándo y dónde hay que apretar ese botón para que aparezca el cliente en tu oficina con los $140.000 dólares en billetes de cien para comprar la casa que subiste al portal inmobiliario anteayer. Estos se diferencian de los primeros, de los de “Oye Carlos ¿Cómo puedo…” en que estos no están interesados en mover el trasero y poner en práctica lo que tú les digas sin cuestionar por qué.

Estos individuos lo que quieren es al cliente YA!, aquí y ahora con sólo presionar un botón. Quieren formación inmobiliaria de botón. Y cuando les demuestras que no tenemos botón, y menos aún rojo”, se desilusionan y pierden el interés. Tipo: “Déjate de rollos, Carlos, que la vida es muy corta y además no es tan complicada”.  Estos individuos quieren formación inmobiliaria milagrosa donde el esfuerzo no entre para nada. ¡Suerte colegas!

| Formación Inmobiliaria para los Consecuentes.

Y por último tenemos a los agentes inmobiliarios consecuentes que quieren formación inmobiliaria de calidad. Quieren aprender de la A a la Z en el menor tiempo posible y no pagan por escuchar tonterías. Son exigentes con el formador y leen la realidad con gafas de rayos X; hacen preguntas y quieres que se lo demuestres. Quieren saber qué hacer, cómo hacerlo, por qué deben hacerlo y cuáles son los pasos para hacer lo qué hay que hacer, asi tengan que teñirse el pelo de verde.

Me gustan estos últimos. Hacen preguntas, te escuchan,  analizan tus respuestas, buscan tu opinión, hacen comentarios, no están de acuerdo en todo contigo y cuando algo no encaja te lo dicen sin más. Estos agentes inmobiliarios tienden a pagar su formación inmobiliaria de su bolsillo y esperan hacer una buena inversión en tiempo y dinero. No se entusiasman con facilidad y son conscientes de que primero hay que ir despacio para después vender con rapidez. Tienen abierta su mente a nuevas ideas, toman riesgos calculados y es un placer enseñarles a vender mejor y más rápido.

La formación inmobiliaria tiene muchas caras y la mejor es la de la formación de calidad ¿Por qué abundan tan poco los agentes inmobiliarios de este último grupo? En realdiad no lo sé o digamos que no se han cruzado en mi camino. Seguro que los hay y muchos, pero en mi vida formativa he conocido pocos. Eso sí, estos alumnos consigen que la formación inmobiliaria que imparto merezca la pena. Gracias a todos vosotros.

Una pregunta que te agradecería respondieras con un comentario. ¿Que crees tú que es formación inmobiliaria de calidad? Tu opinión nos interesa. Gracias.

Otro artículo de este blog que te podría interesar: “Transparencia Inmobiliaria: Los Cowboys a la Luz del Día”.

¿Te gustó este Artículo? Compartelo en tus Redes

1 comentario en ““Formación Inmobiliaria <br>de Todos los Colores,<br> Gustos y Sabores”.”

  1. Me gustaria saber si das cursos o seminario , me gustaria aprender todo para poder incursionar como agente inmoviliario, espero su respuesta a mi correo

Deja un comentario

SUBIR